Canadá y Chile unen esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los rellenos sanitarios

by CCAC secretaría - 3 julio, 2017
El 'Programa Canadá-Chile para reducir las emisiones del sector de residuos para apoyar la implementación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas' es un ejemplo del fuerte compromiso de ambos países con el clima y el aire limpio.

El cambio climático no conoce fronteras. Sus impactos son globales e indiscriminados. La urgente necesidad de encontrar soluciones al problema está impulsando la acción global y la cooperación internacional para encontrar formas de reducir los gases de efecto invernadero. Chile y Canadá están lanzando una de esas iniciativas, un programa de colaboración para reducir las emisiones de metano del sector de residuos sólidos municipales.

El metano es un poderoso contaminante climático de vida corta que tiene un potencial de calentamiento global más de 20 veces mayor que el del dióxido de carbono mientras está en la atmósfera. La comunidad internacional reconoce la importancia de reducir los contaminantes climáticos de vida corta como parte de una estrategia integral para abordar el cambio climático y como un enfoque práctico para realizar mejoras a corto plazo en el medio ambiente y la salud humana.

La descomposición de la materia orgánica en los vertederos es una gran fuente de emisiones de metano creadas por el hombre, y el programa de colaboración de Canadá y Chile construirá capacidad sobre el terreno que apoye la innovación limpia y reduzca las emisiones de metano de los vertederos. También explorará oportunidades para desviar la materia orgánica de los vertederos para evitar la generación de metano. Esta cooperación ambiental bilateral está diseñada para brindar importantes cobeneficios ambientales y de salud directos y ayudar a Chile a utilizar el gas generado en vertederos como una fuente alternativa de energía limpia.  

El proyecto se ejecutará de 2017 a 2021. A través de actividades específicas y la generación de financiamiento de fuentes públicas y privadas, el objetivo es ampliar el proyecto en todo el país y aumentar la capacidad de Chile para rastrear, monitorear e informar sobre reducciones de emisiones.

P1030459.JPG
Recuperación de metano del relleno sanitario Loma Los Colorados, que procesa residuos de la capital de Chile, Santiago.

La cooperación ambiental bilateral entre Chile y Canadá tiene una historia establecida, que se remonta a la fundación del Acuerdo de Cooperación Ambiental Canadá-Chile (CCAEC) en 1997.

Este nuevo proyecto, llamado Programa Canadá-Chile para reducir las emisiones del sector de residuos para apoyar la implementación de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas – demuestra el valor de las asociaciones bilaterales en la reducción de emisiones y ayuda a sentar las bases para que otros países se beneficien de las experiencias adquiridas a través de esta asociación única. El conocimiento y las mejores prácticas recopiladas a partir de este proyecto de residuos sólidos municipales pueden ser replicadas por otros países que estén interesados ​​en emprender acciones similares.

Más allá de esta alianza con Canadá, Chile ha emprendido numerosas iniciativas ambientales, tanto bilateralmente con otros países como multilateralmente con otras organizaciones para avanzar en su compromiso ambiental. 

Chile está abordando sus desafíos climáticos a través de acciones nacionales, bilaterales e internacionales que tendrán impactos positivos tanto a nivel local como global. A nivel mundial, Chile ha demostrado su compromiso para abordar el cambio climático al ratificar el Acuerdo de París y, a nivel nacional, Chile estableció su propia meta ambiciosa de cambio climático (sus Contribuciones determinadas a nivel nacional).

Chile es también un socio activo en la Climate and Clean Air Coalition (CCAC), una iniciativa mundial que reúne a países, la sociedad civil y organizaciones intergubernamentales para catalizar reducciones de contaminantes climáticos de vida corta. A través de la Coalición, Chile recientemente respaldó la Campaña BreatheLife, una iniciativa global innovadora liderada por la Organización Mundial de la Salud y las Naciones Unidas para el Medio Ambiente para alentar a las ciudades de todo el mundo a realizar cambios transformadores para mejorar la calidad del aire y la salud pública. La capital chilena de Santiago se sumó a BreatheLife en 2016, y este año las ciudades de Talca, Concepción, Hualqui y Chiguayante se unió también.  

Etiquetas
Temas

Socios relacionados