Reciclando los desechos orgánicos de Lima con la tecnología de la mosca soldado negra

by CCAC Secretaría - 16 agosto, 2023
Los servicios ecosistémicos pueden crear cadenas de valor circulares rentables para los desechos orgánicos en la capital de Perú.

En la campaña para reducir el metano antropogénico, los desechos de los mercados de alimentos de Perú han surgido como un posible contribuyente a la innovación de la economía circular y la mitigación del cambio climático. Los desechos orgánicos generados en los mercados de alimentos de Lima son una de las principales materias primas potenciales para las instalaciones de cultivo de Black Soldier Fly (BSF) que actualmente se están estudiando como una solución efectiva de reciclaje para los desechos orgánicos de la ciudad.  

La CCAC-proyecto apoyado- Vinculación de la gestión de residuos y la producción de proteínas a través de la tecnología de insectos – está siendo realizado actualmente por la organización local Grupo GEA y sus socios Carbon Turnaround y Ambire. El proyecto tiene como objetivo establecer el modelo de negocio y diseño conceptual de una planta BSF centralizada para el tratamiento de residuos orgánicos en Lima. Las instalaciones de BSF transforman los desechos orgánicos en proteínas de insectos de alto valor y subproductos vendibles adicionales.  

El sector de los desechos es responsable de casi el 20 % de las emisiones de metano derivadas del hombre, en gran parte de los desechos orgánicos que se descomponen en los vertederos y las aguas residuales. El metano no solo calienta la atmósfera 86 veces más que el dióxido de carbono durante un período de 20 años, sino que también contribuye a la producción de ozono troposférico, un potente contaminante del aire que daña la salud humana y del ecosistema. Sin embargo, los desechos son una fuente de emisiones de metano que también presenta una oportunidad para innovar y extender los modelos económicos circulares al tiempo que mitiga el calentamiento de la atmósfera. 

Si bien el compostaje es un método efectivo para reciclar los desechos orgánicos, los productos de mayor valor de la tecnología de la mosca soldado negra son menos conocidos como opciones complementarias para mitigar el metano derivado de los desechos. Las granjas de BSF procesan los desechos a través de la producción y recolección de larvas de mosca para crear una gama de subproductos de proteínas y ácidos grasos que se pueden usar en la alimentación animal, la agricultura y otras industrias. Lo hacen más rápido y en menos espacio físico que las plantas de compostaje, y no requieren tanta agua para mantener la actividad de los microorganismos, una consideración clave para Lima, que es una de las ciudades con mayor escasez de agua en América Latina. 

Los recursos producidos por la agricultura BSF incluyen harina de pescado y productos de alimentación animal, fertilizantes orgánicos de alto valor, aditivos de aceite cosmético e incluso componentes de plástico biodegradable. Las instalaciones también pueden diseñarse para producir biogás, que podría capturarse para alimentar la propia instalación y mejorar aún más la huella de carbono. El valor de estos productos significa que hay más potencial para mejorar el uso de las instalaciones de BSF, haciéndolas adecuadas para inversiones a largo plazo del sector privado. 

La instalación potencial de BSF planeada para Lima tiene la capacidad de procesar 250 toneladas de sustrato orgánico por día, lo que equivale a alrededor de 500 toneladas de residuos orgánicos crudos. Lima produce alrededor de 5000 toneladas de residuos orgánicos por día provenientes de viviendas, mercados de abastos, restaurantes, áreas verdes y jardines, e incluso industrias. Inicialmente, la tecnología BSF se implementará utilizando fuentes ricas en desechos orgánicos, como mercados de alimentos e industrias seleccionadas.  

Dada la falta de desvío de desechos orgánicos a nivel doméstico, recolectar y procesar desechos orgánicos de los principales mercados de alimentos de la ciudad es la forma más efectiva de establecer la cadena de valor inicial para las instalaciones de BSF. Actualmente, solo el 0.58% de los desechos orgánicos diarios de la ciudad se compostan, y una parte de los desechos orgánicos de los mercados de Lima se recolecta para la crianza de cerdos en comunidades socialmente desfavorecidas. Existe una capacidad limitada para desarrollar una planta de compost apropiada para una ciudad de 10 millones de personas como Lima. 
 
Las plantas BSF a pequeña escala ya se utilizan en algunas regiones de Perú, donde las condiciones climáticas son ideales para la mosca. Sin embargo, en Lima, el clima más seco y más frío requiere modificaciones en el diseño de la planta y el abastecimiento de energía renovable para que la planta sea lo más efectiva posible en su objetivo de reducir el impacto del metano en el calentamiento. El estudio y diseño de la instalación BSF propuesta también se planeó de manera que fuera fácilmente adaptable a otras grandes ciudades de América Latina o de otros continentes. 

 

“Considerando que más de la mitad de los residuos sólidos urbanos en el Perú son orgánicos, alternativas tecnológicas como la que se está desarrollando con la CCAC-proyecto apoyado sobre la cría de la mosca soldado negra para la producción de proteína de alta calidad a partir de este tipo de residuos, ofrecen un enorme potencial no solo por su contribución a la transición hacia una economía circular, sino también porque contribuye a la reducción de los gases de efecto invernadero emisiones de gas. En el MINAM estamos complacidos con el desarrollo de este tipo de solución.” 
Dra. Giuliana Becerra, Viceministra de Gestión Ambiental. Ministerio del Ambiente (MINAM), Perú 

 

Se ha demostrado que la tecnología BSF reduce en gran medida el metano residual en los desechos orgánicos. El modelado de otras instalaciones de BSF muestra que las emisiones de gases de efecto invernadero de los proyectos de BSF son menos de la mitad de las emisiones de otras opciones como el compostaje. Se estima que una planta de BSF de 250 toneladas de capacidad en Lima podría evitar 18,426 toneladas de metano por año. Las reducciones adicionales de gases de efecto invernadero de la tecnología BSF se derivan del reemplazo de la harina de pescado no sostenible que se usa actualmente para la producción industrial de alimentos para animales y la acuicultura.

El proyecto Lima BSF cuenta con el apoyo del Ministerio del Ambiente de Perú, que está impulsando proyectos similares en 'corredores de reciclaje' en diferentes regiones peruanas como la Amazonía, donde el ecosistema para el BSF es ideal. Los incentivos financieros han demostrado ser efectivos para extender la aceptación de las instalaciones de compostaje a casi todos los municipios de Perú. Las lecciones aprendidas de estos proyectos en curso serán invaluables para promover y ampliar la tecnología BSF como una opción viable para las ciudades peruanas.  
 
Dado que las instalaciones de BSF ya muestran un caso comercial sólido para la sostenibilidad financiera y la capacidad de expansión, el proyecto ahora está implementando su tercera fase que busca crear conciencia entre las partes interesadas de las empresas, las instituciones financieras, el gobierno y las organizaciones no gubernamentales. Esta fase incluye crear conciencia sobre las contribuciones secundarias de la mitigación del metano a través de BSF y otras tecnologías que contribuyen a las Contribuciones Nacionales Determinadas de Perú como parte del Acuerdo de París para limitar el calentamiento a 1.5 °C.  

Etiquetas
Contaminantes (SLCPs)
Temas
Países