Cómo mantener frío a Chile y al resto del planeta

by CCAC secretaría - 4 noviembre, 2019
El suministro mundial de refrigeradores y acondicionadores de aire, que crece rápidamente, está calentando el planeta al absorber energía y arrojar gases de efecto invernadero. La tecnología de refrigeración verde probada podría solucionar el problema y las empresas podrían ganar dinero en el proceso.

Hoy en día, cuando los clientes están comprando en algunos de los principales supermercados de Chile, en lugar de escuchar ofertas especiales de productos anunciadas por el intercomunicador, escuchan cómo sus alimentos, y el planeta, se mantienen frescos.

En Chile, como en muchas partes del mundo, la refrigeración y el aire acondicionado conforman 95 por ciento of hidrofluorocarbonos (HFC) arrojados a la atmósfera. Son un grupo de potentes gases de efecto invernadero con un potencial sustancial de calentamiento global; el HFC más común es 1,430 veces peor para el clima que el dióxido de carbono por unidad de masa.

Peor aún, la refrigeración de energía requiere ocupa 17 por ciento de la electricidad mundial, lo que la convierte en una doble amenaza letal. El problema solo aumentará: se espera que los acondicionadores de aire, que ocupan la mayor parte, se tripliquen para 2050, de 3.6 millones de aparatos de refrigeración a 9.5 millones. Ese aumento requerirá la capacidad electrica de los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón combinados. Sin embargo, el problema no es solo el volumen: de todos los acondicionadores de aire vendidos en 2018, la mayoría eran 2-3 veces menos eficiente de lo que podrían ser.

Por eso es tan importante combinar la reducción gradual y la eliminación de los HFC con intervenciones de eficiencia energética. De hecho, si los dos se hacen en conjunto, se podría evitar hasta 1 grado Celsius de calentamiento global.

A la luz de esas posibles ganancias––y pérdidas––la Climate and Clean Air Coalition (CCAC) estableció la Iniciativa de Refrigeración Eficiente. Su objetivo es aumentar el conocimiento del gobierno sobre tecnologías de eficiencia energética, catalizar recursos para que los países en desarrollo mejoren la eficiencia energética y probar refrigerantes y tecnologías alternativas, todo mientras ayuda a los gobiernos y las empresas del sector privado a eliminar los HFC.

Chile cambia el juego

01.jpg
El sistema de refrigeración de CO2 transcrítico utilizado en el proyecto de demostración en Valdivia, Chile

En Chile, las semillas del cambio se sembraron en 2017, cuando la Unidad de Ozono del Ministerio del Ambiente de Chile, con financiamiento de CCAC y el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo apoyó la demostración de una nueva tecnología de refrigeración verde en Supermercados Jumbo en la ciudad de Valdivia, en el sur de Chile. Conocida como refrigeración con CO2 transcrítico, la tecnología no solo evita los HFC, sino que utiliza un 20 por ciento menos de energía.

“Para que pueda tomar una buena decisión comercial, obtener un buen rendimiento de sus inversiones y también obtener una tecnología que es muy buena para el medio ambiente”, dijo Pier Zechetto, director ejecutivo de Portan, que suministra la tecnología. “Creo que eso lo hace emocionante, es como tener un automóvil barato que funciona sin combustible y no genera contaminación, ese tipo de cosas no suceden todos los días”. 

El escenario de ganar-ganar de Zechetto es parte de por qué dos cadenas de supermercados, Cencosud y Tottus, se sumaron y anunciaron que usarían la tecnología en todas sus tiendas nuevas y actualizadas. Nueve supermercados ahora usan la tecnología verde, además de cinco fábricas de procesamiento de alimentos y cinco proyectos adicionales en proceso.
    

“Para que pueda tomar una buena decisión comercial, obtener un buen retorno de sus inversiones y también obtener una tecnología que es muy buena para el medio ambiente”.
Muelle Zechetto

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

La ironía de los HFC es que su proliferación comenzó con uno de los mayores éxitos ambientales del mundo. El Protocolo de Montreal es un acuerdo global de 1987 que condujo a un 99 por ciento reducción de productos químicos que agotan la capa de ozono, entre ellos los utilizados para la refrigeración. Sin las acciones tomadas bajo el protocolo, se esperaba que el ozono colapsar en 2050.

Sin embargo, los HFC fueron el sustituto. Por suerte, el 2016 Enmienda de Kigali empujado por el CCAC es un compromiso para reducir los HFC en un 80 por ciento durante los próximos 30 años. Uno de CCACesfuerzos de para apoyar la enmienda fue su Iniciativa HFC, que ayudó a Chile a desarrollar su Inventario de HFCy definir los contornos de sus problemas de enfriamiento.

La Compromiso de Biarritz Fast Action on Efficient Cooling se basa en el éxito de estas medidas al comprometerse con una acción internacional inmediata para mejorar la eficiencia energética. Esta promesa podría duplicar los efectos de la Enmienda de Kigali y ahorrar casi $ 3 billones en costos de inversión y operación para 2050 solo para equipos de aire acondicionado.                                                

Para 2050, se espera que el 68 por ciento de la población mundial viva en áreas urbanas. Combinado con el crecimiento de la población, eso podría agregar 2.5 millones de personas a las ciudades. Eso viene con una mayor demanda de hogares más frescos, más supermercados que requieren congeladores industriales y medidas inmediatas de refrigeración para vacunas que salvan vidas.

Afortunadamente, hay una variedad de formas de implementar el compromiso. CCACLos defensores de la iniciativa de refrigeración eficiente de para aumentar la información a la que tienen acceso los clientes y los responsables políticos, la creación de incentivos como esquemas o descuentos fiscales, y la limitación de las importaciones de equipos ineficientes son estrategias comprobadas para aumentar la eficiencia energética.
  

Una solución beneficiosa para todos

El sistema de refrigeración verde de Chile es un ejemplo de este tipo de intervenciones. Aún así, Zechetto dice que a veces fue una venta difícil.

“No es sencillo convencer a la gente, es una nueva tecnología; los que toman las decisiones y los inversionistas no quieren poner el dinero en algo que aún no se ha probado”, dice. “Me tomó como dos años convencer a los primeros clientes”.

Esa vacilación es exactamente por qué CCAC está invirtiendo en demostraciones. CCAC ha seguido apoyando manifestaciones en Jordania en 2018 cuando los supermercados AlSalam en Amman reemplazó sus refrigeradores HFC-22 con un nuevo sistema de CO2 transcrítico. En India, CCAC apoyó otra manifestación en el sector del aire acondicionado móvil. En muchos sentidos, resolver el problema es más complicado en estos países porque sus temperaturas más altas significan que el enfriamiento requiere mucha más energía.

“Siempre hay resistencia si se te ocurre algo nuevo, incluso si les dices que es algo mejor”, dice Franziksa Menten de UNIDO, CCACsocio implementador de Jordania. 

Sin embargo, una vez que los supermercados comienzan a usar la tecnología, tanto Menten como Zechetto han descubierto que la respuesta de los propietarios de los supermercados es abrumadoramente positiva.

“Los dueños de los supermercados están muy contentos porque es mejor para el medio ambiente, aunque para ser honesto, esta no es su primera consideración”, dice Menten. “Son un negocio y el medio ambiente tal vez no sea su primera preocupación”. 

Por eso es tan importante que esta tecnología proporcione un retorno financiero inmediato para los empresarios que la implementan. Esta tecnología puede hacer exactamente eso, no solo en costos de energía reducidos sino también en costos de mantenimiento reducidos y desperdicio de alimentos reducido. En Jordania, el supermercado informó que ahorraron $20,000 solo en mantenimiento en un año.

“Se convierte en clientes muy leales una vez que se les demuestra que es bueno para su bolsillo y es bueno para el medio ambiente”, agrega Zechetto.

Cinco supermercados más en Jordania han expresado interés en la tecnología, así como tiendas en Arabia Saudita y Dubai.

Es un gran progreso que proviene de comienzos relativamente humildes––CCACel inventario de HFC de HFC, su Iniciativa de Refrigeración Eficiente y una sola demostración en un supermercado chileno. Sin embargo, el poder colectivo de las pequeñas acciones puede ser exactamente la lección climática que el mundo necesita.  

Etiquetas
Temas
Países