Santiago de Cali y el Valle de Aburrá lideran esfuerzos en Colombia para calcular las cargas sanitarias de la contaminación del aire

por Campaña BreatheLife - 24 julio, 2020
Los socios de BreatheLife trabajan con las regiones colombianas para desarrollar la capacidad de estimar los impactos en la salud de las políticas para mejorar la calidad del aire y su importancia para generar apoyo para el cambio.

Unas 1,900 personas fallecieron por enfermedades provocadas por la contaminación del aire en 2018 en la ciudad de Cali, Colombia, lo que se suma a un costo de US$751 millones cada año en impactos a la salud, estima el gobierno de la ciudad.

Ese mismo año, en el Valle de Aburrá, una disminución de la contaminación por partículas finas, explicada en parte por la puesta en marcha del Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire del Valle de Aburrá (PIGECA, o Plan Integral de Gestión de la Calidad del Aire del Valle de Aburrá), salvó 1,600 vidas y US$621 millones en costos de salud en 2018.

Estos fueron los aspectos más destacados de los hallazgos de un proyecto para desarrollar la capacidad dentro de los dos gobiernos para usar herramientas y procesos para estimar los impactos en la salud de la contaminación del aire en términos concretos, analizar la huella de carbono del sistema de salud y construir y fortalecer la capacidad local para apoyar el proceso de toma de decisión.

Organizado como parte de la campaña BreatheLife (RespiraVida), el proyecto vio la Climate and Clean Air Coalition (CCAC) proporcionar asistencia técnica y desarrollo de capacidades a través de su Centro de soluciones a Cali y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá para estimar los beneficios integrados de clima, medio ambiente y salud de sus respectivos planes de gestión de la calidad del aire, con la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y Clean Instituto del Aire.

Diversas ciudades y regiones colombianas, entre ellas Cali y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, figuran entre un número creciente de administraciones de todo el mundo que ven el interés de adoptar una perspectiva más completa de los costos y beneficios de las inversiones en políticas, y ya han formulado y puesto en práctica políticas y programas detallados que endurecerán los criterios relativos a los contaminantes atmosféricos y las emisiones de gases de efecto invernadero.

A esos efectos, el Instituto del Aire Limpio proporcionó apoyo técnico para el cálculo de la carga de morbilidad atribuible a la contaminación del aire, el análisis de los beneficios indirectos de reducir los contaminantes del aire y las emisiones de gases de efecto invernadero en los instrumentos de planificación en materia el cambio climático y aire limpio de las respectivas ciudades, y de reducir las emisiones contaminantes en las actividades del sector de la salud.

Los análisis y estimaciones se adaptaron a las necesidades de cada ciudad. El proyecto se desarrolló con la estrecha participación de las autoridades locales de salud y medio ambiente de Cali y el Valle de Aburrá, incluidos los Ministerios de Medio Ambiente y Salud. Los representantes de la OPS dieron retroalimentación y apoyo a los resultados.

«Cali se preocupa por las repercusiones de la contaminación del aire en la salud. Las estimaciones proporcionadas por el Instituto del Aire Limpio representan una alerta que obliga al gobierno, a las empresas y a la sociedad civil a avanzar en la aplicación de estrategias para reducir esa cifra,» dijo el director del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente de Cali, Carlos Eduardo Calderón.

Los funcionarios nacionales, que a finales de junio asistieron al taller en el que Cali y el Valle de Aburrá presentaron las constataciones, consideraron el modelado de los beneficios integrados como un aspecto común y de movilización.

«Este avance en el fortalecimiento de las capacidades técnicas a nivel nacional y subnacional es fundamental y estratégico para apoyar la adopción de decisiones e incluir mediciones en los instrumentos de planificación para la reducción del cambio climático y la mejora del aire limpio en las ciudades colombianas,» dijo la subdirectora de Salud Ambiental del Ministerio de Salud, Adriana Estrada Estrada.

«Es necesario y pertinente orientar la adopción de decisiones hacia la aplicación de líneas de acción comunes entre los diferentes actores intervinientes con el fin de promover la coordinación intersectorial para proteger la salud humana y ambiental,» agregó.

Compañeros miembros de BreatheLife, las ciudades de BarranquillaBogotáCaldas and Medellín, también participó del taller virtual, titulado “Estimación de los beneficios integrados climáticos, ambientales y de salud de los planes de gestión de la calidad del aire en las Áreas Metropolitanas del Valle de Aburrá y Cali (Colombia)”, junto con los funcionarios del gobierno nacional de Colombia y representantes del PNUMA, la OPS y la Universidad de California en Davis.

Centrándose principalmente en las ciudades, el taller tuvo los objetivos de proporcionar los instrumentos necesarios para incorporar los beneficios para la salud y el clima en la gestión integral de la calidad del aire y la planificación y el desarrollo urbanos; demostrar las metodologías que subyacen a la evaluación de beneficios aplicada en Cali y el Valle de Aburrá y compartir los resultados del proyecto, y fortalecer las capacidades del personal municipal en el uso de BenMAP and AirQ + como instrumentos para evaluar los beneficios y riesgos para la salud de la calidad del aire.

Un cuarto objetivo fue obtener retroalimentación de las autoridades nacionales y organizaciones de salud sobre las oportunidades para extender estas herramientas en otras ciudades colombianas y otras partes de América Latina.

«Toda la información generada por este estudio aporta elementos para evaluar la pertinencia y efectividad de la actual estrategia nacional de calidad del aire, y para su mejora. Esta información también permitirá fortalecer la participación de los alcaldes de todo el país para incluir la cuestión de la calidad del aire en los planes de desarrollo municipal,» dijo el Director de Asuntos Ambientales del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Mauricio Gaitán.

Si bien el propósito del taller era ofrecer a los participantes la oportunidad de formarse en el uso de los instrumentos pertinentes, también dio ocasión a demostrar y examinar su utilidad para la adopción de decisiones y la creación de apoyo a las políticas, iniciativas e intervenciones.

Se presentaron a las regiones y ciudades participantes los instrumentos de seguimiento y evaluación que tienen a su disposición y las matrices para el análisis de los beneficios indirectos relativos a las emisiones de estos contaminantes en los instrumentos de planificación del cambio climático y la gestión de la calidad del aire.

Se recomendó que la región utilice la reducción del riesgo de enfermedades, la reducción de los accidentes de tránsito, la reducción del ruido y el aumento de la actividad física como indicadores para evaluar integralmente los impactos de sus medidas en relación con la salud.

Los participantes acordaron que las principales conclusiones del taller fueron:

  • La relevancia del estudio para las ciudades colombianas y en otros lugares;
  • La importancia de avanzar en la definición de un indicador estandarizado a nivel nacional y una metodología para reportar los impactos en la salud relacionados con la calidad del aire,
  • La conveniencia de incorporar estos resultados y herramientas como insumos para enriquecer la elaboración de programas de gestión de la calidad del aire orientados a la salud y otros instrumentos de planificación pertinentes; y
  • La necesidad de fortalecer acciones que aborden simultáneamente la calidad del aire y el cambio climático, para lograr objetivos de salud, climáticos y de sostenibilidad, contribuyendo a la toma de decisiones nacionales y locales.

El proyecto impulsa los esfuerzos en curso para abordar una brecha crítica: mientras que los datos científicos de las repercusiones nocivas de la contaminación del aire en la salud siguen ampliándose y fortaleciéndose, muchos gobiernos y actores pertinentes de todo el mundo aún no han examinado y cuantificado sistemáticamente los efectos en la salud potenciales o constatados de las políticas que cambian directa u oblicuamente la calidad del aire y otros determinantes de la salud, como los niveles de ruido y las condiciones que favorecen una movilidad activa.

Menos aún consideran las vidas y los costos sanitarios ahorrados y la discapacidad evitada como puntos de referencia del éxito de las políticas.

Los pioneros más entusiastas en este sentido han venido de las filas de los gobiernos municipales, una fuerza creciente a medida que aumenta la población mundial que vive en las ciudades.

Londres, por ejemplo, famosamente vincula la contaminación del aire y la salud, publicando información sobre la muertes estimadas atribuible a la contaminación del aire, costos de salud y asistencia social de la contaminación del aire, y calcular y publicar la ahorros potenciales en costos de salud de la política, entre otras cosas, hacer crecer un “ecosistema” que apoye este enfoque (p. ej., colaboraciones para desarrollar herramientas relevantes).

En Rennes (Francia), la alcaldesa Charlotte Marchandise, en un seminario web reciente del Carbon Disclosure Project, describió la colaboración con expertos en salud pública y la Escuela Nacional Superior de Salud Pública para incorporar los resultados y medidas de salud en la formulación de políticas urbanas.

En Accra (Ghana), la Iniciativa de Salud Urbana de la Organización Mundial de la Salud colaboró recientemente con funcionarios de la administración nacional y municipal en el uso de instrumentos de evaluación de las repercusiones sanitarias para determinar los beneficios ambientales, sanitarios y económicos indirectos de los futuros planes de acción de transporte urbano sostenible, después de que el programa calculara recientemente las repercusiones para la salud de los cambios en el sector del transporte en la región metropolitana del Gran Accra.

Mientras tanto, en una interfaz entre líderes políticos y científicos en la Cumbre de Acción Climática de 2019, la alcaldesa de Victoria, Canadá, Lisa Helps, solicitó herramientas e investigaciones que ayudarían a su ciudad a estimar el beneficios para la salud de las mejoras en la calidad del aire de convertir su flota de autobuses públicos a eléctricos.

Estimar los beneficios para la salud de una mejor calidad del aire obtenida mediante la introducción de autobuses eléctricos también fue algo que Autoridad de tránsito de Chicago hizo en 2014, utilizando la metodología de la EPA de EE. UU.

Este la salud en todas las políticas » ha sido promovido por la OMS, particularmente a nivel nacional, habiendo sido adoptado en cierto grado por algunos gobiernos, aunque no necesariamente de forma explícita, si bien otros aún tienen que descubrirlo o considerarlo.

El modo de aplicación de este planteamiento ya ha sido abordado por los asociados de BreatheLife, incluida la OMS, mediante la elaboración de instrumentos, iniciativas y directrices, tanto para apoyar a los gobiernos como para propiciar la presentación de informes sobre los aspectos y metas relacionados con la salud de muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que están obligando a los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, el sector privado y todos los demás actores pertinentes a coordinarse superando las líneas disciplinarias tradicionales.

Pero esta mentalidad de mantener la salud y el bienestar humanos en el centro de la formulación de las políticas podría comenzar a difundirse y aumentar cuando los gobiernos comiencen a plantearse cómo podría ser una «recuperación verde» de la COVID-19.

Una contundente carta de un grupo de organizaciones que representan a 40 millones de profesionales de la salud de todo el mundo pidió a los dirigentes de los países del G20 que hicieran precisamente eso:

«Les pedimos que, en sus planes para después de la respuesta a la COVID-XNUMX, el director general de sanidad y el asesor científico principal de sus respectivos países participen directamente en la elaboración de todas las medidas de estímulo de la economía, informen sobre las repercusiones en la salud pública que puedan tener, tanto a corto como a largo plazo, y den su aprobación a las mismas.

La protección y la promoción de la salud deberían ser uno de los ejes centrales de las grandes inversiones que sus gobiernos harán en los próximos meses en sectores básicos como la atención de la salud, el transporte, la energía, y la agricultura y la ganadería».

Esta historia se publicó originalmente en Sitio web de la campaña BreatheLife.

Etiquetas
Países