Producción de ladrillos más limpia en Uruguay

En el marco de la Alianza de las Naciones Unidas para la Acción en Economía Verde (PAGE) Uruguay, el Centro de Soluciones de la Coalición financió la participación de expertos en el primer evento internacional sobre Producción más Limpia y Formalización de Actividades de Producción de Ladrillos en Pando, Uruguay en mayo de 2019, y visitas sobre el terreno a los departamentos de Pando, Florida y Rivera. Expertos de clave CCAC Participaron instituciones ejecutoras que trabajan con el sector ladrillero, entre ellas la Corporación Empresarial Ambiental (CAEM), el Centro de Derechos Humanos y Medio Ambiente (CEDHA), el Instituto Nacional de Tecnología (INT) de Brasil y MINTEC CERAMIC Colombia. Brindaron experiencia en las áreas de política pública, el uso de materia prima para la producción de ladrillos y tecnologías de hornos y uso de combustible más limpios y eficientes.

Objetivos

La asistencia brindada a Uruguay tuvo como objetivo brindar aportes al proceso de planificación de Uruguay para abordar el carbono negro y otros contaminantes del sector de ladrillos y abordar la informalidad del sector. En particular, esta actividad apoyó recomendaciones sobre: 
  

  • Medidas de control rentables que los fabricantes de ladrillos pueden implementar, incluidas las modificaciones básicas en los procesos de producción, que pueden conducir a reducciones significativas en el carbono negro y otros contaminantes. 
  • Acciones de política pública para ladrilleras más limpias con el objetivo de mejorar el desempeño ambiental y competitivo del sector, incluyendo temas de formalización, bienestar social de los trabajadores y beneficios a la salud. 

Antecedentes

En Uruguay, aproximadamente 14.000 familias se dedican a la producción artesanal de ladrillos. Según estadísticas no oficiales podría haber alrededor de 4.000 a 5.000 unidades de producción de ladrillos distribuidas en todo el país, utilizando métodos tradicionales. 

Fabricar ladrillos a la manera tradicional es un arte que requiere varias etapas. Primero se obtienen los elementos para hacer la materia prima: agua, tierra, arcilla, arena y materia orgánica como el estiércol de caballo. Este material se mezcla y se pone en moldes, luego se deja secar durante tres días. Luego se cuecen en un horno, con leña como combustible principal, entre dos y siete días, y se dejan enfriar. Cuatro días después están listos para la venta. En cada etapa del proceso, existen abundantes riesgos laborales e impactos ambientales. 

El sector ladrillero de Uruguay se caracteriza por una alta tasa de informalidad y es socialmente vulnerable. Al carecer de otras fuentes de combustible, muchas veces se quema madera de especies protegidas de árboles para hornear los ladrillos, generando emisiones de material particulado, carbono negro y otros contaminantes que contribuyen al cambio climático y a la mala calidad del aire. 

Uruguay forma parte de UN PAGE y a través de este programa viene apoyando el proceso de diseño de políticas para abordar problemáticas en torno a la producción artesanal de ladrillos, dando atención específica al trabajo digno y las prácticas ambientales. 

Los ladrilleros artesanales colocan la materia prima en un molde y luego la ponen a secar. Foto: Pablo Montes Goia

Etiquetas