Desarrollando estrategias de bajo costo para reducir las emisiones de metano entérico en Uruguay

Uruguay es un país pequeño con una población de 3.5 millones, pero la carne que produce alimenta aproximadamente a 30 millones de personas. La agricultura es una parte clave de la economía de Uruguay, representando el 70% de todas sus exportaciones. Sin embargo, el sector agrícola es responsable del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Uruguay, la mitad de las cuales proviene de la fermentación entérica.

El país ha convertido este desafío en una oportunidad clave para la acción climática con una estrategia para reducir la intensidad de las emisiones mejorando la eficiencia y productividad del ganado vacuno. Dado que el 65% de Uruguay está cubierto por pastos naturales y pastizales, esta estrategia también tiene como objetivo complementar las reducciones de emisiones de la ganadería mediante el secuestro de carbono en los suelos y la biomasa.

Uruguay está trabajando con el Climate and Clean Air Coalition (CCAC), la Alianza Mundial de Investigación sobre Gases de Efecto Invernadero Agrícolas (GRA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para reducir el metano de la fermentación entérica y mejorar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia. Este trabajo ha proporcionado a Uruguay herramientas para aumentar la capacidad nacional con el fin de mejorar la productividad entre un 30% y un 35%, al mismo tiempo que se reducen las emisiones y se logra una producción sostenible.

Objetivos

Nuestra Iniciativa Agrícola está trabajando para transformar los sistemas de producción de ganado rumiante para mejorar la productividad y reducir las emisiones de metano entérico por unidad de producto animal. 

Este proyecto busca brindar orientación a los formuladores de políticas y recomendar incentivos y marcos institucionales para fomentar la adopción de tecnologías y prácticas que mejoren la productividad. 


Por qué estamos haciendo este trabajo

Las emisiones de metano entérico de los animales rumiantes criados para obtener carne y leche representan hasta el 30 % de las emisiones antropogénicas mundiales de metano. Factores como la calidad del alimento, el tamaño del animal y la temperatura ambiental pueden aumentar la cantidad de metano que produce un animal.


Que estamos haciendo

Desde 2016, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en colaboración con el Centro de Investigación de Gases de Efecto Invernadero Agrícola de Nueva Zelanda (NZAGRC), ha ayudado a Uruguay a: 

  • Identificar y priorizar estrategias de bajo costo para reducir la intensidad de las emisiones de metano entérico de los sistemas de rumiantes utilizando el Modelo de Evaluación Ambiental Global de la Ganadería (GLEAM). La herramienta ayudó a evaluar una amplia perspectiva de oportunidades y ganancias potenciales de productividad y reducciones de intensidad de emisiones para el sector de la carne de res. 
  • Mejorar su inventario de emisiones definiendo mejor los objetivos de reducción de la intensidad de las emisiones y aumentar la comprensión de las medidas para mejorar la productividad, la eficiencia del sistema de producción y los sistemas de reproducción. 
  • Aumentar el monitoreo en finca de prácticas mejoradas como parte del proyecto del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) y la FAO Producción ganadera climáticamente inteligente y restauración de tierras en los pastizales uruguayos, para generar factores de emisión de metano mejorados para el monitoreo, reporte y verificación nacional de Uruguay (MRV).

Más sobre este trabajo:

 


Etiquetas
Contaminantes (SLCPs)
Temas