Reducción del carbono negro de puertos y embarcaciones marinas

El objetivo general de este flujo de trabajo es abordar el área de puertos y embarcaciones marinas donde existe una necesidad significativa y una oportunidad de mejorar los beneficios para el clima y la salud a través de importantes reducciones de carbono negro de los motores diesel de servicio pesado.

Los puertos y las embarcaciones marítimas son una de las mayores fuentes de partículas diésel. Para reducir con éxito las emisiones, se requiere un enfoque múltiple que aborde los propios barcos y las operaciones en los puertos. Las barreras clave para el progreso incluyen: datos deficientes sobre las emisiones de referencia y los impactos resultantes en la salud y el clima a escala local, regional y global; falta de una evaluación integral de las tecnologías y medidas de control, especialmente para los buques de alta mar; y poca capacidad para la implementación de políticas, particularmente en puertos emergentes, agravada por jurisdicciones superpuestas, fragmentadas y, a veces, en conflicto. El objetivo de este proyecto es abordar directamente estos obstáculos a través de una serie de actividades que desarrollan, compilan y comparten información, brindan pruebas reales de controles de emisiones en embarcaciones marinas en uso y capacitan a las partes interesadas. El resultado final es una importante contribución al conocimiento relevante para las políticas que respalda los controles de emisiones en múltiples lugares. El CCAC, con una combinación de socios estatales comprometidos y expertos no estatales, ofrece un lugar ideal para coordinar el proyecto.

Objetivo

Reducir aproximadamente 299 150 toneladas métricas de partículas finas y XNUMX XNUMX toneladas métricas de emisiones de carbono negro (BC) de embarcaciones marinas y vehículos pesados ​​mediante la promoción de políticas de vehículos y combustibles más limpios en puertos y en embarcaciones marinas que operan en vías navegables interiores, a lo largo de áreas costeras y en el Ártico.


Desafios

El sector marítimo se enfrenta a desafíos únicos. Los puertos de todo el mundo están ampliando su capacidad y muchos buscan duplicar y triplicar su rendimiento en los próximos diez a quince años. Esto requerirá más equipo de manejo de carga, camiones, trenes y capacidad de embarcaciones, todo lo cual contribuirá a aumentar las emisiones. A falta de controles adicionales, se estima que las emisiones globales de BC de las embarcaciones marinas pueden más que quintuplicarse entre 2004 y 2050, a un total de más de 744,000 10 toneladas de BC, debido al aumento de la demanda de transporte marítimo, con una proporción cada vez mayor emitida dentro del Ártico debido al desvío de embarcaciones.XNUMX A pesar del progreso en algunas áreas, las mejores prácticas para el control de PM/BC de fuentes marinas tardan en desarrollarse. Las barreras clave para el progreso incluyen: datos deficientes sobre las emisiones de referencia y los impactos resultantes en la salud y el clima a escala local, regional y global; falta de una evaluación integral de las tecnologías y medidas de control, especialmente para los buques de alta mar; y poca capacidad para la implementación de políticas, particularmente en puertos emergentes, lo que se ve agravado por jurisdicciones superpuestas, fragmentadas y, a veces, conflictivas que dificultan la elaboración de políticas coordinadas.


Lo que estamos haciendo

Una variedad de políticas locales, nacionales, regionales e internacionales tienen el potencial de controlar las emisiones de carbono negro del sector marítimo. A nivel local, los puertos progresistas como el Puerto de Rotterdam y los Puertos de la Bahía de San Pedro en el sur de California han adoptado programas integrales de puertos limpios para controlar la contaminación del aire y otros impactos ambientales de las operaciones. Estos programas incluyen una variedad de medidas de mitigación de PM y BC, que incluyen la modernización, el reemplazo y la repotenciación de motores diesel; incentivos locales de combustible para cambiar de combustible y reducir la velocidad; desarrollo de infraestructura para apoyar el uso de combustibles alternativos; y el desarrollo de programas de reconocimiento para operadores y terminales que realizan esfuerzos adicionales para reducir las emisiones. El planchado en frío (energía en tierra) es otra intervención clave para reducir las emisiones de PM/BC del lado marino en los puertos, lo que complementa la reducción de las emisiones del lado terrestre. Un proceso de evaluación para determinar los mejores métodos para cada puerto implicará consultas con las partes interesadas, la evaluación de las emisiones y cualquier intervención en curso, así como la evaluación de las mejores prácticas/tecnología viables para un país determinado.

De manera similar, las políticas nacionales, regionales e internacionales para reducir las emisiones de CN de la navegación nacional y el transporte marítimo internacional se encuentran en diversas etapas de desarrollo. Estos incluyen estándares nacionales de MP de motores para embarcaciones más pequeñas utilizadas para la navegación nacional (motores C1/C1); normas internacionales de motores para grandes embarcaciones adoptadas por la OMI; requisitos de azufre de combustible locales, regionales y globales; y, más especulativamente, políticas regionales de control de emisiones para proteger áreas particularmente sensibles como el Ártico.

Aunque la eliminación de azufre de los combustibles fósiles se puede vincular con una reducción de la refracción y el sombreado (enfriamiento atmosférico), el carbono negro es el único aerosol que produce un efecto de calentamiento (GWP a 20 años de 3,200). La OMI ya ha establecido estándares de azufre de combustible progresivamente más estrictos que facilitarán el uso de tecnologías como los filtros de partículas diésel; sin embargo, existen otros mecanismos disponibles para la reducción de BC, incluidos los depuradores de agua de mar, la navegación lenta, el biodiésel y el GNL. Es importante tener en cuenta no solo el deterioro tecnológico de los combustibles con alto contenido de azufre, sino también los impactos auxiliares de las partículas finas de azufre, como la lluvia ácida que conduce a la acidificación regional de los cuerpos de agua y la neblina de la región. Dado que la OMI continúa avanzando en su trabajo sobre las emisiones marinas de BC, los socios principales anticipan importantes oportunidades para colaborar en la investigación. Se invitará a la Secretaría de la OMI a cada taller técnico marino de BC, y la documentación del proyecto, incluidas las notas de las reuniones, los informes de los consultores y los entregables clave (es decir, el inventario perfeccionado y la base de datos de rendimiento de la tecnología), se compartirá con el personal de la Secretaría una vez finalizado. También se prevé que CCAC Los países miembros presentarán documentos de trabajo que resuman los resultados del proyecto directamente al comité de medio ambiente de la OMI.

En tanto, las actividades en el área de Puertos apoyan los esfuerzos en cuatro CCAC puertos del país ("puertos de implementación") para liderar sus respectivas regiones en el desarrollo de estrategias de reducción de emisiones de PM/BC con el apoyo de países desarrollados. CCAC puertos del país (“puertos de apoyo”). Los puertos de implementación se seleccionaron en función de su participación en temas relevantes (incluido el interés en participar con el CCAC), impacto regional potencial (son puertos comerciales clave en sus regiones y tienen un gran potencial para desencadenar un efecto dominó regional que a su vez aumenta las posibilidades de "avanzar a escala"), contribución a la contaminación del aire local, así como pronósticos de rendimiento y crecimiento.


Etiquetas
Regiones
Contaminantes (SLCPs)